¡¡Yo puedo!!

Hogar de tardes Mamá Margarita

Cuando tenemos una experiencia evidente de que aquello que me imagino puedo llevarlo a la realidad, esa realidad se vuelve más certera, más cercana a nosotros. Nos aporta la confianza de que realmente podemos conseguir aquello que deseemos en la vida. Contribuye a transformar esa sensación de falta de control e impotencia que a veces pueden tener los niños y niñas que asisten al HTMM, en un “yo puedo”, “yo soy capaz”.

Para trabajar este sentimiento es muy positivo hacer cosas con las manos, puesto que con ellas actuamos en el mundo que nos rodea. Hacer y repetir experiencias una y otra vez, hasta que estemos convencidos de que somos capaces de lograrlo. Planificar, ejecutar, aprender de los fracasos y saborear los logros.

Tomando como base la reflexión anterior, este verano, los mayores del Hogar de Tardes han elaborado distintas recetas y aprendido de todo su proceso.

En primer lugar, decidieron por grupos qué menús saludables proponían para toda una jornada. A continuación buscaron recetas e ingredientes que se ajustaran a un presupuesto dado. Con lista en mano, fueron a un supermercado a comprar todo lo necesario para posteriormente elaborar sus recetas: Bolitas de flamenquín, empanadas, ensaladas, zumos, postres… “¡No es tan fácil ajustarse a un presupuesto!” “¡Me paso muchos euros!” “¿Cómo lo hacen nuestras madres cada día?”  Decían todos ellos cuando tuvieron que pasar de la teoría a la práctica.

Cada grupo pudo comprobar que la elaboración requería constancia, delicadeza, atención y cariño. Disfrutaron mucho de todo el proceso, pero sobre todo se sintieron muy orgullosos tanto cuando el resto de compañeros les felicitaron por su gran trabajo, como cuando se sentaron a la mesa y pudieron saborear sus ricos platos.

Comments